FINCA EL PILÓN

Esta historia es una recopilación de relatos y aunque puede basarse en lugares reales se desconoce la veracidad de los acontecimientos, por lo que se recomienda tomarse con discreción, los relatores pidieron no difundir su identidad, por lo que los nombres de personas aquí expuestos serán ficticios.

Por Elkin Gomez

Según historias relatadas por Andrés, poblador de la región, existe en la vereda fundaciones del municipio de Puerto Gaitán Meta, lugares donde se llevaron a cabo diferentes asesinatos a manos de grupos armados en la década de los 80, aunque estos lugares fueron abandonados por estos grupos en la actualidad, el terreno dio pie a la fundación de nuevas fincas en el lugar, este es el caso de una finca conocida como “El Pilón” debido a las historias y relatos de los habitantes de este lugar en la actualidad se considera un lugar donde es común vivir experiencias paranormales, así como eventos inexplicables.

“Viví allí durante dos años, y no me gustaría volver”
“Al inicio todo fue tan normal, que creímos que las historias que había sobre el lugar eran simples chistes para asustarnos y que no tomáramos el trabajo” fueron las palabras de Elías. “Era un lugar muy bello, aunque no contaba con luz eléctrica el trabajo no era muy pesado y la libertad de tener animales en el solar, fue algo que nos gustó tanto a mi esposa como a mí, y aunque mis hijastros no estaban muy felices por el cambio de pueblo a campo, pronto también entrarían a un internado de la vereda, lo que hacía que solamente fuéramos dos en la finca”

“Pasaron algunos meses, y aunque yo no percibía nada raro, mi esposa si lo hacía, cuando llegaba de ordeñar, parecía estar peleando con alguien, y nuestro perro en posición de ataque hacia el lugar donde parecía estar la otra persona, la demora era yo llegar donde estaban y todo paraba, mi esposa empezó a vivir mucho más callada de lo habitual, y nuestro perro nunca se separaba de ella; las cosas empeoraron, cada vez las discusiones de ella con ese ser, se volvían más frecuentes, y cada vez que le preguntaba sobre eso, decía que no me podía decir, que era por mi bien, y aunque insistiera nunca obtenía respuesta de ella”

“Mis hijastros, que salían antes cada 15 días a pasar fin de semana con nosotros en la finca, empezaron a pasar más tiempo en el internado, ya que a ellos también les ocurrían cosas en este lugar, el mayor amanecía golpeado, lleno de morados y cortes, y la menor empezaba a ver como sus peluches cambiaban de lugar mientras dormían, y decidieron volver lo mínimo posible a este lugar, aunque yo me opuse en primer lugar a esto, pensando en mi esposa, me sorprendí ampliamente cuando ella me insistió en que era lo mejor para ellos”

“mis sobrinos decidieron ir a visitarnos durante una semana, o bueno, ese era el plan, en la tercera noche que pasaron en este lugar, mi sobrina no pudo dormir debido a que según ella un bebé no dejaba de llorar, pero el dilema era que ninguno de los presentes tenían bebes, y como si fuera poco, como durmió en la habitación de la niña, dijo que los muñecos que ella tenía se movieron, pues según ella, los dejó todos en un rincón, pero aparecieron en la mañana en la cama con ella, mientras que los gemelos de 14 años que durmieron en la habitación de mi hijastro amanecieron con marcas de alambre de púas en las manos y con moretones en la espalda, lo que les hizo dejar la finca al otro día después del desayuno, al ver a mi mujer discutir con, según ellos un niño que desapareció cuando los percibieron”

“Después de dos años, por fin lo entendí”
“Aun siendo escéptico frente a cosas paranormales, casi enloquezco luego de lo que me pasó. Había peleado con la mujer, pues ella quería irse de la finca, porque decía que nos iba a terminar pasando algo muy malo de seguir allí, tomó a mis hijastros, siendo las 8 de la noche, aunque es relativamente temprano, en esa finca no había luz eléctrica, y la oscuridad era casi que absoluta, eso le sucedió de un momento a otro, empezó a decir que estábamos en peligro y que debíamos irnos lo más pronto posible, yo no quería hacerlo, pues esto ya se había vuelto común, ella buscando escapar de la finca y al final se arrepentía, por lo que no le di mucha importancia diciéndole que se fuera ella con sus hijos y se quedaran donde mi hermano en el pueblo, yo me quedaría y le demostraría que no pasaba nada, mi peor error”

“Cuando me di cuenta ya habían pasado dos horas, y acostado en mi cama no lograba conciliar el sueño, llegadas las diez de la noche, la mujer me llamó para decirme que debía irme de la finca, y que ella y los muchachitos ya habían llegado a casa de mi hermano, me tranquilicé, pues ella ya se calmaría, y no quise hacer caso a su advertencia, me sentía el todo poderoso al que no le había pasado nada en ese lugar, y creía que nunca experimentaría lo que esa noche pasó”

“Me quedé dormido por unas horas, pero me desperté con mucha sed, y demasiada calor, por lo que fui a la cocina por un vaso de agua, cuando volvía a la habitación, vi en las ruinas de la anterior casa un grupo de 5 o 6 personas, un escalofrió me recorrió por completo, busque algo en el bolsillo de la pantaloneta, cuando volví a alzar la vista para verlos al prender la luz de mi linterna, no había nada, así que volví a mi habitación, al llegar allí vi una escena que nunca olvidaré, en el piso de la habitación, estaban las seis personas que había observado cuando estaba en la cocina, la escena era tétrica, todos estaban degollados, y su sangre salpicaba todo, el temor en mi fue evidente, no encontré que más hacer que salir corriendo, cuando llegué al portón de la finca, un auto llegó, era Andrés, mi hermano, subí a su auto y le conté lo que había pasado, él no estaba sorprendido, cuando al llegar a la habitación, estaba completamente limpia y sin marca de sangre, “las personas que viste murieron aquí hace mucho, cuando la guerrilla habitaba este lugar hace años mataron a muchas personas inocentes, y es normal que los que viven aquí experimenten eso tienes suerte que no sentiste como degollaron a todos, yo experimenté eso y créeme es muy doloroso, duraste viviendo mucho más que cualquiera aquí, si no te vas, te volverás loco o lo hará tu mujer” no le lleve la contraria, subí a su auto y fuimos al pueblo, a presentar la renuncia a mi patrón, parecía estar esperando eso hace mucho, le conté lo sucedido y me entendió, mi mujer estaba tranquila de que estuviera bien, y me dijo que con quien discutía a diario era con ellos, pues querían hacernos daño a todos, yo quedé en shock, nos fuimos de Puerto Gaitán ese fin de semana, y si me pidieran que vuelva a trabajar allí, rechazaría la oferta de inmediato; desde entonces, según mi hermano los encargados de la finca renuncian cada dos o tres meses, y todos con una historia similar, los muertos en la habitación, personas en la casa abandonada, amanecer golpeados y muñecos que se mueven” A ustedes solamente les puedo decir… si van a este lugar, estén preparados para las cosas extrañas.